Impulso formal e impulso sensible, algunas consideraciones sobre la educación estética desde Friedrich Schiller

  • Jorge Gregorio Posada Ramírez Profesor Asociado de la Universidad del Quindío. Miembro del grupo de investigación Razones y Acciones de esta misma universidad (clasificación en D por Colciencias). Correo electrónico gposada@uniquindio.edu.co
Palabras clave: Belleza, formación integral, forma viva, impulso formal, impulso sensible, Schiller.

Resumen

Este texto es un artículo de reflexión. Argumenta que la educación estética es un promisorio camino para promover uno de los más importantes objetivos de la educación: la formación integral. A partir de las Cartas sobre la educación estética del hombre, del filósofo y poeta Friedrich Schiller, se muestra que dos son los rasgos que pueden definir la vocación intelectual del hombre: el impulso formal y el impulso sensible. El primero, recoge la necesidad humana de racionalidad, esto es, la vocación a encontrar y construir abstracciones y regularidades del mundo, de fundirse en lo universal; el segundo, la inclinación de las personas a buscar emociones que aviven su sensibilidad y pasiones, de mantenerse como seres singulares. Descrito el impulso formal y el impulso sensible como las dos cualidades que holísticamente configuran las potencialidades intelectuales humanas, se muestra que la apreciación de lo bello, en términos de Schiller: la Forma viva, en tanto cultiva equilibradamente ambos ímpetus humanos, fomenta la educación integral en las personas.
Publicado
2016-07-05
Sección
Artículo de Reflexión